5 ene. 2011

No es el tiempo.


Hay escenas que se graban en la memoria. 
Hay instantes que no tiene una duración real, porque el pensamiento vuelve a ellos mil veces. 
Del mismo modo que olvidamos momentos que hemos vivido, también recordamos episodios fugaces. 
Pero no es una cuestión de tiempo, sino de intensidades.