25 oct. 2011

No sé nada

No sé si me gusta lo que pasa. Mientras pienso que he perdido el norte, siento que hay algo que sí puedo cambiar. No es cuestión de pensar más, lo sé, pero también sé que en realidad no sé qué me pasa. Se acercan momentos que, de nuevo, no sé cómo vivir. No me gustan estos aniversarios y es inevitable, me pongo en estado de no sentir, de no saber, de no oír. Y eso está fatal. Porque luego cuando quiero darme cuenta de lo que está pasado, no sólo he perdido el norte, sino que me he quedado sin brújula en un mundo que está a oscuras, sin nadie a quién confiar que aún no he encontrado el sitio dónde poder hablar en alto sin tener miedo. Gritar lo que sé que no soy y lo qué aún no sé si puedo ser sin ti.