31 dic. 2010

MMX&MMXl

Podría haber sido mejor, pero no me quejo. Podría haber sido peor también, y menos mal que no lo ha sido porque es posible que no hubiera resistido mucho más. En realidad no ha estado mal mal, pero a sido raro. Muchos cambios, lo que implica adaptación a ellos y bueno, ya sabemos que no es fácil. Si empezamos por Enero (lógicamente) tengo que decir que fue duro, desde el mismo día uno y continuando con los primeros meses. Muchas faltas, demasiadas, muchos huecos, mucho pensar; aunque con actitud positiva que consiguió ser más fuerte y pude, mas bien pudimos, salir victoriosos. Febrero y     Marzo regulares, de estudios, nervios, más nervios, exámenes y más exámenes. Corazón a punto de cicatrizar o explotar,después de tanto tiempo, y sin acabar de curarse del todo a pesar de las ganas. Abril y Mayo. Recuerdos reprimidos sin demasiado tiempo para recordar, decisión real de futuro, confianza sacada de nadiesabedónde y objetivo final. Graduación protagonista; satisfacción propia; harta de muchas cosas que necesitaba olvidar y que por lo que veo son imposibles; pena de muchas otras, que aunque eran y son pocas, siguen vivas; algunas promesas de futuro, casi, casi desvanecidas por el tiempo; algún que otro baile y despedidas varias, algunas deseadas y otras no. Pero segundo de bachillerato acabó bien, buenas notas, descanso del corazón y la mente y puertas abiertas a nuevos rumbos. Junio de miedos, selectividad, ganas de verano y vacaciones. Julio y Agosto. Crucero, Atenas, Dubrovnic, Venecia, Mallorca, familia y algún que otro desencanto o desengaño. En Septiembre, todo nuevo y media vida a estrenar. Universidad, oportunidad de rehacerme quizá demasiado aprovechada y disipación de líos mentales que ocupaban mucho espacio y tiempo. Octubre de adaptación completa y aprendizaje, de estudios y de mucha gente nueva . Noviembre temido de número dieciocho en varias cosas, y pequeño bache profesional al que puedo llamar reto. Diciembre de estrés general hasta hace poco, y vacaciones llenas de esperanza. Nochebuena musical, bailable y en familia; Navidad sobrepasándola con bastante éxito y Nochevieja prometedora de uvas dobles por año consecutivo. Y ese es mi 2010, con muchos detalles olvidados sin remedio y que no quería olvidar, y muchas cosas insolubles por tiempo y tiempo que pase, quizá de otros años mal digeridos, o quizá por mantener puntos de sutura con el pasado, para poder ser consciente de todo y de nada, errores, aciertos y piedras, que probablemente me hagan caer otra vez, hasta que el destino quiera que me abandonen. Pero en realidad, ya se en que consiste. Sobrevivir, como se puede normalmente, aunque debes hacerlo siempre con fuerza incluso si tienes que sacarla de donde no hay. Bienvenido 2011. Quiero viajes, encuentros, fiestas, regalos para dar y para recibir. Pero no sabes lo que te espera. Mucho amor, porque yo no soy de suerte, y muchas guerras pacíficas contra destinos injustos que se sobrevienen por regla general. Una boda muy muy esperada y mucha ilusión de todo que espero que no estropees con tu paso, porque el ave fénix por fin a resurgido de sus cenizas y no ha sido nada nada fácil. Pero lo más importante es que su fuego ahora puede quemar cualquier cosa. Y como ya he dicho sobrevivir con fuerza es la clave. Así que no lo olvides. 


29 dic. 2010

Navidad.

En época de besos fuertes con sabor a chocolate, abrazos reales que dan calor y regalos ilusionados. Época de memorias recientes, recuerdos pasados. Siempre atender a los detalles, ojos que miran y no ven, bocas que hablan y no saben y corazón que siente más, si cabe. Villancicos que suenan fuerte, al ritmo de guitarras afinadas, tambores redondos y viejas panderetas. Relojes de muñeca que pasan de las cinco y estrellas confusas que parecen encenderse a tus deseos. Puertas de la calle abiertas, puertas del corazón cerradas; personas que entran y gente que sale, por siempre jamás. Luces palpitantes que parpadean y música inteligente que te descubre pero guarda tu secreto. Coches normales que corren de más y patines de cuchilla que rompen el hielo.Gorros de lana que tapan orejas y ya de paso, oídos que no quieren oír. Frenética esperanza de suerte de año nuevo, frenético tesoro mantenerse vivo en Navidad.


15 dic. 2010

Fuego.

Es posible que no entiendas lo que pienso, ni siquiera lo que digo, y es que a veces, ni siquiera me entiendo a mi misma. Y no sólo entender, no. A veces no me conozco y para qué mentir, hoy por hoy, no me encuentro. Me he hundido totalmente en mis pensamientos y ahora, el agua me cubre. Algo que no sé, me ha enganchado y no me deja irme a pesar de que lo único que quiero es liberarme. Debo estar inconsciente porque no reacciono y eso no me gusta. Necesito ser yo, porque aunque quizá no era todo lo que quería ser, estoy perdiendo lo poco que me gustaba que era. Estoy cediendo mi yo a las fuerzas del mal que tiran y tiran; y los hilos que me unían a misma se están rompiendo. Tampoco es que fueran demasiado resistentes, porque yo y yo misma tampoco nos conocíamos tanto, pero tampoco pensaba que fueran tan débiles. En realidad, siempre he estado en el mismo punto, y ahora que decaigo, no se me ocurre cómo salir. Qué difícil. Pero tengo que ser capaz, me lo debo y en el fondo también lo sé. Yo no quiero cambiar, me gustaba mi yo y es posible que sea hora de que esto acabe. Basta ya, me estoy diciendo ahora. Eres capaz de ello y de todo lo demás. Tengo que nadar a la superficie y dejarme de tanto ahogarme, porque yo nunca he sido de agua. Soy mas de fuego, y el fuego quema, ya sabes. Así que más tarde o más temprano, conseguiré eso que necesito. Sólo necesito tiempo. Bueno, y una cosa más, algo que prenda bien, como un corazón y un alma rotos.



17 nov. 2010

Cumpleaños.

Mañana me da miedo porque aunque todo parezca que va bien, no se qué sentir. No sé lo que debo sentir. Tan sólo es un año más. Pero no es un año cualquiera. Ni un año, ni un día, ni siquiera un mes cualquiera. Pero supongo que necesito más tiempo del que pensaba que necesitaría para reponerme. Llevo preguntándome mucho tiempo cómo será mañana y pronto tendré la respuesta. Quisiera poder evitar sentirme triste y aunque sé que eso es algo muy egoísta, soy consciente de que no seré capaz de evitar que alguna lágrima caiga de mis ojos. Porque una de las noticias es que mañana cumplo dieciocho años. Pero la otra, es que hace un año que os fuisteis y no hay palabras dentro de mí para poder deciros cuánto os echo de menos.


Y cuando me marche estará, mi vida en la tierra en paz,
yo solo quería despedirme, darte un beso y verte una vez más.
Promete que serás feliz, te ponías tan guapa al reír,
y así, sólo así, quiero recordarte. 
LODVG. Así quiero recordarte.

6 nov. 2010

Futuro.

Porque probablemente no nos damos cuenta de lo realmente queremos de nosotros. Y, aunque nuestra mente se lanza a negar que somos unos cobardes, en realidad no somos más que eso. Anclados al pasado como si mereciera la pena revivirlo, como si fuera el único resquicio de vida que queda en ti. Pero eso es mentira. Hay miles de cosas de tu futuro que están esperando a que te decidas de una vez. A que por fin dejes de lado esos errores que tanto te atormentan y por los que seguramente ya has sufrido demasiado. La vida se decide en cada momento, mejor dicho, tu vida. Tú eres quien decide, quien manda, quien tiene en su mano la verdadera llave que abre ese destino, que, por una vez, no está escrito. Sólo hay una pluma y un papel y sólo tú decides lo que de verdad quieres escribir en él. No pienses más lo que podría haber pasado porque eso hace que mueras un poco cada vez, no permitas que otros te dejen creer que no puedes. Nunca. Cumple los sueños que se remueven en tu cabeza, hazlos realidad y verás como esa sombra oscura del pasado queda reducida a cenizas en menos que empiezas a sonreír. 






"...Y en menos de un instante, todo cambia. Dejamos el pasado atrás y nos lanzamos hacia lo desconocido, nuestro futuro. Partimos a lugares remotos para intentar encontrarnos a nosotros mismos o intentamos perdernos explorando placeres más cerca de casa. Los problemas empiezan cuando nos negamos a aceptar los cambios y nos aferramos a viejas costumbres. Pero si nos aferramos demasiado al pasado, puede que el futuro no llegue nunca. "
GOSSIP GIRL.

2 nov. 2010

31111.

En la vida, como en el arte, algunos finales son agridulces. Especialmente, cuando se trata del amor. 
A veces el destino lanza dos amantes juntos sólo para que descansen en paz.
A veces el héroe finalmente toma la decisión correcta, pero en el momento equivocado.
Y, como dicen, el tiempo lo es todo. 
Parece que esta historia podría tener un segundo acto.

Esperemos que no sea una tragedia.

GossipGirl.

30 oct. 2010

Criaturas marinas.


Cuando sacó la foto tuvo la impresión de que no volvería a estar allí nunca más. Pero nunca se sabe. Fue realmente estupendo que sintiera el olor del mar en aquel lugar. No era como el de aquí. Era más suave, más inconstante, más mediterráneo. La brisa movía su pelo en todas direcciones y más de una vez tuvo que agacharse a recoger su sombrero, que salía volando con la misma libertad que ella sentía al pasear. Se asomó al agua y observó las medusas con detenimiento. Curiosas criaturas las medusas azules. Sus maravillosos colores se confundían con el agua engañándola para que no supiera que son pequeñas asesinas del mar. Un grano de sal de su veneno podría matarla en cuestión de segundos con sólo rozar su piel. Lo recordaba de una de sus películas favoritas. De repente empezó a cantar mientras que las lágrimas empezaban a brotar de sus ojos marrones y corrían por sus mejillas al tiempo que se secaban por el calor. Se oyó un ruido. Era hora de volver al barco. 





28 oct. 2010

Candado.

Voy andando por la calle. No hace frío pero tampoco hace calor. Voy deprisa aunque en realidad no he quedado a una hora determinada, o no la recuerdo. El corazón me late a mil por hora. Una calle, dos, tres. Veo el tranvía pasar, pero hoy no he querido cogerlo. Necesitaba aire. Me estoy poniendo nerviosa pero tengo que tranquilizarme. Me paro en seco un momento, se me han caído las llaves, las recojo y miro el candado que tengo colgado en él. No recuerdes, no ahora. Sigo andando. En realidad yo no haría esto. Pero ya me he cansado de sentirme vulnerable. El corazón tiene un límite, todos lo saben. Pero el problema es que nadie sabe cuándo te explotará del todo. El mío exploto anoche. No hizo ruido, no hubo lágrimas. Sólo nostalgia, dolor, y para que engañarse, cierta envidia. Los colores de la vida solo iluminan a unos pocos, los demás lo tenemos algo más difícil.Ya he llegado al portal. Miro fijamente la cerradura. Pasa, me digo, entra de una vez y demuéstrale que tú también sabes jugar. Pero ten cuidado, porque cuando salgas es posible que el resto de tu corazón se quede dentro y no vuelva a salir nunca más. 
Aquel candado fue un regalo que me diste entre clase y clase. Me dijiste que estaba roto pero que era de ti para mí... Y lo más importante: una vez cerrado, no podría abrirse nunca más. 






Anoche yo sentí que me besaste diferente 
Y me quedé sin saber qué hacer 
Yo te conozco y sé que algo no anda bien 
Ven, dime la verdad,

No quiero imaginar 

Que fue el beso del final...



CHRISTINA AGUILERA.



27 oct. 2010

Me gusta.


Me gusta mirar por la ventana y asomarme hasta casi caerme. Me gusta que haga un poco de aire y llevar el pelo suelto, para que baile a su son. Me gusta aún más que llueva cuando estoy en casa. Cerca de un radiador y con mi manta preferida aferrada como si no pudiese sobrevivir sin ella. Me vuelve loca escuchar música cuando llueve. Pero bajita, para poder oír el repiqueteo de las gotas en mis oídos y fingir la sensación de que me estoy mojando. Me gusta bailar bajo la lluvia. Me hizo feliz en una ocasión y estoy esperando a alguien que me guste para poder repetirlo. Fue en París, me gusta París. Ya sé, es romántica. Pero también es antigua, apasionada y rebelde. ¿Tú has estado en París? Yo tengo un sueño allí. Está guardado en un lugar cerca del Sena. Pero no puedo contarlo. Dicen que si no, no se cumple. Si te enteras tendría que hacerte guardar silencio. Eso es misterioso y me gusta, me gusta más que cualquier cosa del mundo. 



HALO.





Nunca te prometí un rayo de luz
nunca te prometí que el sol brillaría cada día.
Te daré todo lo que tengo
lo bueno y lo malo.

Una cosa esta clara,
tengo un brillo
cuando tu me miras tengo un brillo
pero si me vieras desde aquí no dirías eso
no dirias eso si tú fueras yo.
Y yo, yo solo quiero amarte
 sólo quiero amarte.


24 oct. 2010

...vida.


Ya perdoné errores casi imperdonables. Trate de sustituir personas insustituibles, de olvidar personas inolvidables. 
Ya hice cosas por impulso. Ya me decepcioné con algunas personas, mas también yo decepcioné a alguien. 
Ya abracé para proteger. Ya me reí cuando no podía. Ya hice amigos eternos. Ya amé y fui amado pero también fui rechazado. Ya fui amado y no supe amar. 
Ya grité y salté de felicidad. Ya viví de amor e hice juramentos eternos, pero también los he roto y muchos.
Ya lloré escuchando música y viendo fotos. Ya llamé sólo para escuchar una voz . Ya me enamoré por una sonrisa. 
Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y tuve miedo de perder a alguien especial y termine perdiéndolo pero sobreviví, y todavía vivo.
 No paso por la vida.Y tú tampoco deberías sólo pasar, ¡vive! 
Bueno es ir a la lucha con determinación abrazar la vida y vivir con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho más para ser insignificante.
VIDA, de Charles Chaplin


20 oct. 2010

Vive.

Dicen que generalmente siempre somos las mismas personas. Quien dice siempre, dice en casi todas las situaciones. Algo predecible, totalmente imaginable. Pero, aunque cualquiera podría afirmar sin problemas que esto es cierto, a veces es necesario mirar las cosas con otra perspectiva. 
Sí, siempre somos las mismas personas. Rubios, morenos, bajos, feos, altos, pelirrojos, guapos... ¿Y por dentro? La mayoría de los días te levantas con ganas de seguir adelante, de continuar con tu rutina. A las ocho y cinco pasa el tren, a las nueve empiezan las clases, todo programado, fijado, asumido, un estado normal de ti mismo. Ni alegría ni tristeza; parece ser que hoy soy uno más.
Incluso hay veces que el tren pasa a y cuarto y las clases empiezan a y diez, sin embargo el mundo sigue, gira, gira y gira, y tú con él.
Pero otros días no. Te levantas con ganas de quedarte en la cama, estático sin querer girar con el mundo. Pero el mundo tira fuerte, y aunque te montes en el tren no sientes ni siquiera que ha pasado. Esos días tu yo interior es pequeño, minúsculo, pesado, y necesitas algo más. Una sonrisa, una palabra o tan sólo una mirada que te haga sentirte mejor. 
Y por último, de vez en cuando, nace un día especialmente mágico en el que sientes que tu yo se va a salir de ti. Son los días que cantas en la ducha, bailas y saltas sin parar. Seguridad, satisfacción, por y para ti.  Y esos días, aunque no te lo creas, eres tú el que tira el mundo.
¿Somos entonces siempre iguales las personas? No, yo creo que no. Pero de todas maneras, intenta tirar del mundo para otros. Porque nunca sabes cuando necesitarás que esos otros tiren de tu mundo.



BE HAPPY, DON´T WORRY.

19 oct. 2010

Agárrame...

Cuando el mundo se vuelve un abismo y todo se cae, tus manos no se aferran a algo, se aferran a alguien, alguien que no te deja caer. Cuando tú diste tu mano ya no hay forma de soltarla, ya no es tuya, está unida a la del otro, las dos manos son una.
Nos unen, nos suman.
Cuando damos la mano dejamos de ser yo para ser nosotros. Ya no es mía, es tuya, o nuestra. 
Nunca voy a soltarte, pase lo que pase. 
Nunca podré soltarte.



18 oct. 2010

Estrellas fugaces.




Can we pretend that airplanes in the night sky are like Shooting Stars I can really use a wish right now, wish right now, wish right now...


16 oct. 2010

La vida es sueño.


¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA.



14 oct. 2010

Robado de la tele.

Una mirada que apenas dura un segundo puede hacerte hablar horas y horas. Pero, ¿cuánto dura un beso? ¿Ocho  segundos? ¿Diez? ¿Veinte tal vez? Y sin embargo,... ¿cuánto tiempo puedes estar hablando de ese beso?


Hay cosas que duran un instante, pero de las que curiosamente podemos hablar toda la vida. Y la vida está llena de cosas que contar.

ANUNCIO DE ORANGE.



12 oct. 2010

Autumn leaves.

No darse cuenta de lo que podría haber pasado.Ya hace años que recuerdo. Un sí dicho en un instante inoportuno, unas ganas que no supieron aprovechar su momento y una habitación llena en objetos y vacía en cosas que decir. Quizá sea un poco tarde, pero más vale tarde que nunca: Bienvenido Otoño. 


Sing me your song.




Everybody's talking how I can't, can't be your love
but I want, want, want to be your love
Want to be your love for real.

Want to be your everything.
Everything.


RACHAEL YAMAGATA.


11 oct. 2010

¿Llueve?






Bajé la escalera para irme con la común sensación de que se me olvidaba algo. Espere dos o tres minutos a la espera de que la bombilla se me encendiera, como en los cómics, pero ese día no tuve suerte. Genial, me dije, seguro que en cuanto llegue me acuerdo de lo que era... Desbloqueé el teléfono. Mamá son menos diez, dame dinero que a este paso no cojo el autobús de las siete, grité. Cincuenta euros. A veces a mi madre le dan estas cosas en la cabeza, cuando vas al cine te da moneditas sueltas, y un día sales a dar una vuelta y te dan nada más y nada menos que un billete de cincuenta. Y realmente es peor si tratas de entenderlo pero supongo que a todas las madres les pasa y que algún día yo también seré madre, así que guardé el dinero en el monedero esperando a que me diera la bendición. No te lo gastes todo..., y mientras me miraba con esos ojos que yo ya conocía tan bien, me dije: ahora me va a decir lo de la hora, no la doy ni tres segundos: tres, dos, uno. ¿A qué hora piensas llegar?, dijo solamente. No fallo ni una, pensé sonriendo. No llegaré tarde, mamá, de todas formas llevo el teléfono. Vale pero avísanos si quieres que vayamos a buscarte, me dijo mientras le plantaba un beso con los labios llenos de brillo y atisbaba su mano limpiándose la mejilla. Cuando llegué a la parada el autobús aún no había llegado. Saqué el abono mientras oí que ya venía y miraba al cielo preocupada por las nubes. Me monté sin mirar cuál era con seguridad, piqué el ticket y me senté en el primer asiento que vi libre, al lado de una señora que estaba hablando por teléfono demasiado alto. Luego me dicen que soy cotilla, pensé, pero claro, así una se entera de todo, concluí sin poder evitar la risa. No tardé ni quince minutos en llegar y justo cuando me estaba bajando me acordé. Se me ha olvidado paraguas. Demasiado típico para lo que dices que eres, me dije. Sí, últimamente estoy hablando demasiado conmigo misma. Y es que cada vez me doy más cuenta de lo que significo para mí. Ya no es sólo ser una chica normal, sino que quizá siempre estoy pensando demasiado en cosas predecibles cuando la más predecible soy yo. Estoy confusa. Suelo analizar todo lo que se retiene mínimamente en mis pupilas con el fin de alcanzar los cero fallos. Pero en vez de eso se me multiplican en progresión geométrica. Acción, reacción. Quizá deba relajarme y dejarme de tantas tonterías. Antes tú no eras así, me dije. Déjate de complicaciones y dedícate a vivir de verdad, seguía convenciéndome. Para ya de vergüenzas, miedos y temores. Deslízate y déjate llevar por la corriente que venga. Arriesga y gana. Ya es hora de que seas capaz de vencer a eso que te ahoga. Olvida las defensas prepuestas y vive, vive y vive. Que no están los tiempos para andar desaprovechando vida. Suspiré, ya más tranquila y con gotas de agua en la cara. No sé si es que ha llovido o he llorado, me dije al final. Madre mía, la que puedo llegar a liar por haberme olvidado un paraguas. Y con una nueva fuerza me dirigí a donde estaban todos esperándome, dispuesta, esta vez, a ser yo misma de verdad. 








Todas las huellas están borradas
La lluvia guarda nuestro secreto. 
MARÍA VILLALÓN.

Humanidad.

Supongo que los seres humanos nos hemos acostumbrado a ser al menos un poco infelices y, si no es así, nos buscamos excusas para creer que lo somos. Cogemos nuestros problemas y los agrandamos y agrandamos hasta que somos incapaces de afrontarlos. Si lo piensas un momento, no tenemos verdaderos problemas. Sólo un par de detalles nos apartan de eso a lo que llamamos felicidad. Pero no hablo de nada en concreto. Sólo que siempre creemos que nos falta algo. El que tiene amor piensa en si tuviera dinero. El que tiene dinero piensa en si tuviera amor. Y el que tiene dinero y amor piensa en si tuviera tiempo. Siempre nos vamos poniendo una meta más allá, otro objetivo por conseguir. Otra excusa. En otros tiempos la gente estaba en tan mala situación que un solo detalle bastaba para hacerlos felices. Y ahora que lo tenemos todo nos basta un solo detalle para hacernos infelices. Para que todo se nos derrumbe.


EL PASO DE LA HÉLICE.





6 oct. 2010

Cenicienta.

Era de noche. Las calles resplandecían a la luz de la luna y los últimos bares abiertos parecían recoger mientras que el reloj de la mesilla marcaba casi las tres de la mañana. Me quite las sábanas de encima, me levanté y me miré en el espejo. Mis ojos reflejaban el cansancio de una noche en la que no había podido dormir, una más, y sin embargo, el muñeco de mi pijama sonreía; al menos él estaba contento, me dije. Me di la vuelta y me acerque a la ventana, acerqué mi mano al pomo y la abrí. Hacía frío. El aire penetró en la habitación con fuerza, con aplomo, como si hubiera estado esperando a que yo le liberase para poder entrar donde yo estaba. La piel se me encogió bajo el pijama y algunos mechones de mi pelo se soltaron, liberándose sobre mi frente de la que, sin embargo, caían algunas gotas de sudor. Cerré la ventana mientras cogía el mp3 con mi mano izquierda. Leí con atención el título de la última canción que había sonado y me sorprendí recordando rápidamente la melodía y la letra. No era una canción de ahora, sino una de una banda sonora de una peli famosa con final feliz, sí, de esos que definitivamente han quedado para alimentar las mentes ingeniosas de aquellas que tienen la esperanza de que el príncipe azul llame a su puerta con intención de probarte un zapato de cristal que te quepa en el pie sin un ápice de resistencia. Son las tres y algo de la mañana, me dije, no esperarás que tu príncipe azul llame ahora. Y una triste y vaga sonrisa no pudo reprimir el intento de asomar en mis labios.

♫♫ Perdida en un cuento real. CHENOA

5 oct. 2010

Pintando.

Cojo la carpeta con satisfacción y me digo; madre mía, sí que lo echaba de menos. El olor, el ambiente, la tranquilidad, el arte, las ganas y las miles y miles de láminas para elegir. Casi todas despiertan en mí la avidez de coger rápidamente el lápiz y lanzarme al lienzo blanco y profundo para comenzar, primero con los trazos débiles y más importantes para acabar dándole sombras y atendiendo a cada detalle para que cualquiera que lo mire, viaje a través de dibujo, llegando lejos, mucho más lejos de lo que esa simple lámina podía ofrecer a simple vista. Un año de desentreno casi total dónde no podía sino desear con todas mis fuerzas volver a sentir lo que significa la pintura para mí. El poder desconectar de todo el mundo. Sólo espero poder pintar y pintar sin que nada ni nadie me ponga nunca límites ni fronteras. Es libertad.





Realista y surrealista
con luz de impresionista
y trazo impresionante
delirio colorista
colirio y oculista
de ojos delirantes...
MECANO.

4 oct. 2010

Adiós.

Algo nuevo está pasando ahora. Y aunque quizá no lo parezca yo lo quería así desde hace tiempo, cuando mi mente declaró que ya estaba saturada de una y otra vez situaciones tan tan parecidas que casi no era capaz de distinguirlas unas de otras. Recuerdos que no tenían vía de escape, sentimientos que se contradecían cada segundo o maneras de ser y actuar que yo no podía aguantar más, por mucho que intentara comprender que era imposible. Me solía decir que cuanto más se conoce algo, más a gusto se siente uno con ello pero no, el resultado final fue que sentía como cada día se hacía más pesado y cómo deseaba sentirme libre, fuera de tanta gente conocida que, de alguna manera no me permitían permitirme el derecho a cambiar y arreglar mis errores, esos tan garrafales que hacían que yo no fuera yo. Porque en realidad no era yo. Se había creado un prototipo de mi misma que todos se creían. Pero yo no caí en el engaño. Y a punto estuve de sucumbir a la tentación de creer lo que los demás creían de mí. Suerte que pude esperar y en realidad casi lo he conseguido. El cambio. Dejé atrás tanto como quería y tan rápido como quizá ni siquiera fui capaz de pensar alguna vez. Hay algo que se acabó, que se ha acabado y que naturalmente da paso al nacimiento de algo nuevo y ahora ya no tan desconocido como me acostumbré a pensar. Y es que es posible que pueda decir que ya soy yo. La oportunidad de mostrarme transparente y la ocasión de dar lo mejor de mí a quién este dispuesto a aceptarlo. Conocer a gente nueva con la que reírme, con la que apreciar esas cosas que parecen no tener importancia pero que en realidad si la tienen. Y aunque a veces mi corazón se lanza al pasado pinchándome para recordar los pocos buenos momentos que pude arrastrar conmigo, no tienen tanta fuerza como los que sé que viviré ahora. Porque esto es lo que quería y ahora, ya lo tengo.




" Y es que empiezo a sospechar que los demás son sólo para olvidar." LODVG.

3 oct. 2010

Como agua para chocolate.

"... Todos nacemos con una caja de fósforos dentro, pero que no podemos encender solos... necesitamos la ayuda de oxígeno y una vela. En este caso el oxígeno, por ejemplo, vendría del aliento de la persona que amamos; la vela podría ser cualquier tipo de comida, música, caricia, palabra o sonido que engendre la explosión que encenderá uno de los fósforos. Por un momento, nos deslumbra una emoción intensa. Una tibieza placentera crece dentro de nosotros, desvaneciéndose a medida que pasa el tiempo, hasta que llega una nueva explosión a revivirla. Cada persona tiene que descubrir qué disparará esas explosiones para poder vivir, puesto que la combustión que ocurre cuando uno de los fósforos se enciende es lo que nutre al alma. Ese fuego, en resumen, es su alimento. Si uno no averigua a tiempo qué cosa inicia esas explosiones, la caja de fósforos se humedece y ni uno solo de los fósforos se encenderá nunca..."
Laura Esquivel.



2 oct. 2010

¿No lo escuchas?






Puede que quizás un día puedas ver más allá de lo que te alcanza la vista. Entonces, sólo entonces, puede que puedas escuchar esa música del mundo que gira, suena y grita a tu alrededor. Nunca lo olvides, cuando puedas oírla habrás crecido, en ti y para todos, para el mundo, el universo y las estrellas. Para aquellos que pendientes de ti, ansían que esa sordera imaginaria de tristeza y melancolía te destape de una vez y consiga abrirte a la naturaleza, al cielo azul y al mar. La música despertará en ti las ganas de vivir con alegría. Pero ten cuidado, oír nunca ha sido lo mismo que escuchar.

Uno.


Es cuando pienso en ti cuando el alma se me viene abajo. Mi corazón se encoge, asustado, y mi cabeza intenta no recordar momentos como aquél en que escondidos del mundo fuimos capaces de demostrar el amor del que tantas veces habíamos hablado. Cuando mi mente comienza a analizar cada segundo soy consciente de que he perdido la batalla. En esos momentos me doy cuenta de que no soy nada sin esos recuerdos. No soy capaz de no recordar cada cosa y cada momento. Cuando casi no fuiste capaz de abrir la puerta. Cuando mi voz sonó tan rápido como el latido de mi corazón. En realidad lo que me hace daño es haberme esforzado tanto en algo que al final no he conseguido. Y por esa razón ya no soy capaz de confiar en mí. Mis deseos siguen ahí, esperando a que algún día sea capaz de levantarme y conseguir no depender de ti. No estoy en el mundo, no soy yo la que está escribiendo. Sólo es alguien que no sabe en qué lugar estar, alguien que sólo quiere desaparecer y olvidar. Y no hay nada como querer olvidar para no conseguirlo. Ojalá pudiera saber cómo lo hiciste tú. 



 "That not everything is gonna be the way you think it ought to be, it seems like every time I try to make it right, it all comes down on me. Please say honestly you won't give up on me and I shall believe." - Sheryl Crow.