2 oct. 2010

Uno.


Es cuando pienso en ti cuando el alma se me viene abajo. Mi corazón se encoge, asustado, y mi cabeza intenta no recordar momentos como aquél en que escondidos del mundo fuimos capaces de demostrar el amor del que tantas veces habíamos hablado. Cuando mi mente comienza a analizar cada segundo soy consciente de que he perdido la batalla. En esos momentos me doy cuenta de que no soy nada sin esos recuerdos. No soy capaz de no recordar cada cosa y cada momento. Cuando casi no fuiste capaz de abrir la puerta. Cuando mi voz sonó tan rápido como el latido de mi corazón. En realidad lo que me hace daño es haberme esforzado tanto en algo que al final no he conseguido. Y por esa razón ya no soy capaz de confiar en mí. Mis deseos siguen ahí, esperando a que algún día sea capaz de levantarme y conseguir no depender de ti. No estoy en el mundo, no soy yo la que está escribiendo. Sólo es alguien que no sabe en qué lugar estar, alguien que sólo quiere desaparecer y olvidar. Y no hay nada como querer olvidar para no conseguirlo. Ojalá pudiera saber cómo lo hiciste tú. 



 "That not everything is gonna be the way you think it ought to be, it seems like every time I try to make it right, it all comes down on me. Please say honestly you won't give up on me and I shall believe." - Sheryl Crow.



No hay comentarios: