30 oct. 2010

Criaturas marinas.


Cuando sacó la foto tuvo la impresión de que no volvería a estar allí nunca más. Pero nunca se sabe. Fue realmente estupendo que sintiera el olor del mar en aquel lugar. No era como el de aquí. Era más suave, más inconstante, más mediterráneo. La brisa movía su pelo en todas direcciones y más de una vez tuvo que agacharse a recoger su sombrero, que salía volando con la misma libertad que ella sentía al pasear. Se asomó al agua y observó las medusas con detenimiento. Curiosas criaturas las medusas azules. Sus maravillosos colores se confundían con el agua engañándola para que no supiera que son pequeñas asesinas del mar. Un grano de sal de su veneno podría matarla en cuestión de segundos con sólo rozar su piel. Lo recordaba de una de sus películas favoritas. De repente empezó a cantar mientras que las lágrimas empezaban a brotar de sus ojos marrones y corrían por sus mejillas al tiempo que se secaban por el calor. Se oyó un ruido. Era hora de volver al barco. 





28 oct. 2010

Candado.

Voy andando por la calle. No hace frío pero tampoco hace calor. Voy deprisa aunque en realidad no he quedado a una hora determinada, o no la recuerdo. El corazón me late a mil por hora. Una calle, dos, tres. Veo el tranvía pasar, pero hoy no he querido cogerlo. Necesitaba aire. Me estoy poniendo nerviosa pero tengo que tranquilizarme. Me paro en seco un momento, se me han caído las llaves, las recojo y miro el candado que tengo colgado en él. No recuerdes, no ahora. Sigo andando. En realidad yo no haría esto. Pero ya me he cansado de sentirme vulnerable. El corazón tiene un límite, todos lo saben. Pero el problema es que nadie sabe cuándo te explotará del todo. El mío exploto anoche. No hizo ruido, no hubo lágrimas. Sólo nostalgia, dolor, y para que engañarse, cierta envidia. Los colores de la vida solo iluminan a unos pocos, los demás lo tenemos algo más difícil.Ya he llegado al portal. Miro fijamente la cerradura. Pasa, me digo, entra de una vez y demuéstrale que tú también sabes jugar. Pero ten cuidado, porque cuando salgas es posible que el resto de tu corazón se quede dentro y no vuelva a salir nunca más. 
Aquel candado fue un regalo que me diste entre clase y clase. Me dijiste que estaba roto pero que era de ti para mí... Y lo más importante: una vez cerrado, no podría abrirse nunca más. 






Anoche yo sentí que me besaste diferente 
Y me quedé sin saber qué hacer 
Yo te conozco y sé que algo no anda bien 
Ven, dime la verdad,

No quiero imaginar 

Que fue el beso del final...



CHRISTINA AGUILERA.



27 oct. 2010

Me gusta.


Me gusta mirar por la ventana y asomarme hasta casi caerme. Me gusta que haga un poco de aire y llevar el pelo suelto, para que baile a su son. Me gusta aún más que llueva cuando estoy en casa. Cerca de un radiador y con mi manta preferida aferrada como si no pudiese sobrevivir sin ella. Me vuelve loca escuchar música cuando llueve. Pero bajita, para poder oír el repiqueteo de las gotas en mis oídos y fingir la sensación de que me estoy mojando. Me gusta bailar bajo la lluvia. Me hizo feliz en una ocasión y estoy esperando a alguien que me guste para poder repetirlo. Fue en París, me gusta París. Ya sé, es romántica. Pero también es antigua, apasionada y rebelde. ¿Tú has estado en París? Yo tengo un sueño allí. Está guardado en un lugar cerca del Sena. Pero no puedo contarlo. Dicen que si no, no se cumple. Si te enteras tendría que hacerte guardar silencio. Eso es misterioso y me gusta, me gusta más que cualquier cosa del mundo. 



HALO.





Nunca te prometí un rayo de luz
nunca te prometí que el sol brillaría cada día.
Te daré todo lo que tengo
lo bueno y lo malo.

Una cosa esta clara,
tengo un brillo
cuando tu me miras tengo un brillo
pero si me vieras desde aquí no dirías eso
no dirias eso si tú fueras yo.
Y yo, yo solo quiero amarte
 sólo quiero amarte.


24 oct. 2010

...vida.


Ya perdoné errores casi imperdonables. Trate de sustituir personas insustituibles, de olvidar personas inolvidables. 
Ya hice cosas por impulso. Ya me decepcioné con algunas personas, mas también yo decepcioné a alguien. 
Ya abracé para proteger. Ya me reí cuando no podía. Ya hice amigos eternos. Ya amé y fui amado pero también fui rechazado. Ya fui amado y no supe amar. 
Ya grité y salté de felicidad. Ya viví de amor e hice juramentos eternos, pero también los he roto y muchos.
Ya lloré escuchando música y viendo fotos. Ya llamé sólo para escuchar una voz . Ya me enamoré por una sonrisa. 
Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y tuve miedo de perder a alguien especial y termine perdiéndolo pero sobreviví, y todavía vivo.
 No paso por la vida.Y tú tampoco deberías sólo pasar, ¡vive! 
Bueno es ir a la lucha con determinación abrazar la vida y vivir con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho más para ser insignificante.
VIDA, de Charles Chaplin