11 jul. 2013

Nudos

El aire levanta el viento y vuela tu ganas de seguir. Tus ganas de conseguir. Así como todo cuadra en un segundo, de repente, cambiamos de dirección. Y sin que el tiempo te dejé abrir y cerrar los ojos, ya no está. Cegado en razones y sentidos tientas adelante por si encuentras algo. Pero no hay nada. Ya no sé si la oscuridad encierra lo que queremos o no. Si es el máximo o el mínimo. Si es la entrada a la luz que aún no vemos. Si es sí o es no. Caminamos lejos. Sin pensar que la vida es vida y puede irse. No importa. No estás ahí y hoy quiero que estés. Bajamos de nuevo y luego subimos pero no cambiamos, no crecemos. No aprendemos la lección. Tiramos de la cuerda fuerte. Juntos, pero en distinta dirección. Y no pensamos en qué pasaría si uniéramos fuerzas. 
Quizá el aire no levante el viento, quizá lo atraiga hacia él. 
Yo ya no distingo. Ni entiendo. La vida, a veces me puede.