11 oct. 2010

Humanidad.

Supongo que los seres humanos nos hemos acostumbrado a ser al menos un poco infelices y, si no es así, nos buscamos excusas para creer que lo somos. Cogemos nuestros problemas y los agrandamos y agrandamos hasta que somos incapaces de afrontarlos. Si lo piensas un momento, no tenemos verdaderos problemas. Sólo un par de detalles nos apartan de eso a lo que llamamos felicidad. Pero no hablo de nada en concreto. Sólo que siempre creemos que nos falta algo. El que tiene amor piensa en si tuviera dinero. El que tiene dinero piensa en si tuviera amor. Y el que tiene dinero y amor piensa en si tuviera tiempo. Siempre nos vamos poniendo una meta más allá, otro objetivo por conseguir. Otra excusa. En otros tiempos la gente estaba en tan mala situación que un solo detalle bastaba para hacerlos felices. Y ahora que lo tenemos todo nos basta un solo detalle para hacernos infelices. Para que todo se nos derrumbe.


EL PASO DE LA HÉLICE.





1 comentario:

Francisco Javier dijo...

Me encanta el libro y el extracto. Una verdad como un templo el párrafo. Me gusta mucho tu blog.