28 ene. 2011

Deseos.



Me había repetido a mí misma, miles de veces que esa no era manera de arreglar mis problemas, para explicarme a continuación, con más o menos energía, que ni mis problemas eran tan graves ni existía solución alguna para terminar con ellos, pero no tenía fuerzas para renunciar a mis propias fantasías, parecía tan fácil enamorar otra vez, enamorarse otra vez y tirar de la manta, acabar con la vida gris, con el despilfarro de los meses, con la nostalgia de tantas cosas que no he poseído jamás...


Atlas de Geografía Humana.


1 comentario:

laura dijo...

nunca tires la toalla =D un besín!!