8 mar. 2011

Sintiendo

Y notar que la valentía se queda dentro de ti. Embeberse en sus palabras y sentir que no sientes nada. Que tu cuerpo no responde. Que sus ojos se funden con los tuyos. Y que las manos se os enredan sin miedo a nada. Sonrisas que esconden el deseo de las temibles dudas. Adivinar por qué te mira. Ni siquiera poder imaginar que algún día dejarás de verle. Porque los hechos suceden así. Condenar tu verde esperanza al destino. Intuir un primer paso. Avanzar sobre los nervios que se asoman a cada centímetro de tu piel. Y esperar y esperar. Esperar a que, por fin, un para siempre venga sólo y exclusivamente para ti.


No hay comentarios: